PEDRÍN

¡OSTRAS PEDRÍN!


Casual

Dice la Real Academia de las Lenguas Españolas que casual es algo que sucede por casualidad. Hoy en día, y si lo pronunciamos con el acento en la primera sílaba, también significa un tipo de vida o incluso de ropa cotidiana, de todos los días. Nosotros en este nuestro maravilloso pueblo de San Pedro Alcántara tenemos un Teniente de Alcalde casual, no sé si acentuando la primera o la última sílaba, pero casual como él solo.

Que llegó al sillón de la Villa San Luís como si de una mala resaca se tratara, como la típica película americana donde te levantas al día siguiente y no sabes dónde estás, es cierto (creo que ni en las mejores expectativas que hicieron en OSP se vieron decidiendo el futuro alcalde de Marbella). Y que le cogió el gusto al asiento y vio oportunidad de adquirir más poder a los dos años, también. Y así, como el que no quiere la cosa, tenemos a un servidor público cotidiano, de todos los días y, por supuesto, casual.

Y va a ser casual que falte poco para las elecciones y que, después de tres años y medio en el gobierno, dos con PSOE, IU y Podemos y uno y medio con el PP, es decir, después de estar con todos lo que se puede estar y en misa y repicando, digo que va a ser casual que empiecen, justo ahora, los jardines a verse arreglados, las calles limpias, las obras del ambulatorio empezadas, el proyecto del instituto en marcha, el PGOU apalabrado y todo lo que ustedes se imaginan que estaba pendiente, como la Plaza de la Iglesia por ejemplo, a punto de finalizar, si no ahora, dentro de dos o tres meses a lo sumo (casualmente, a partir de marzo no se va a poder inaugurar nada).

Va a ser casual, también, que los que antes fueron sus socios, ahora en la oposición, lo han hecho todo mal y lo que no funciona en el Ayuntamiento es culpa de ellos o de la Junta de Andalucía, casualmente del mismo color político, y que lo que antes criticaban del partido de la alcaldesa, ahora es lo más adecuado y lo que siempre ha servido para nuestro pueblo, y que no se hace más porque la Junta está en contra, aunque, también casualmente, cómo no, se vayan a hacer todas las inversiones que hace años no venían por aquí. Casualidades de la vida.

Casual es, por supuesto, que muchos de los integrantes de las listas electorales de OSP estén cobrando un buen sueldo a final de mes sin que esté claro el trabajo que desarrollan, aunque el título sea sonoro y rimbombante. Primero se cobra, y después veremos qué podemos hacer.

Casual es que se haya perdido la promoción literaria de la programación cultural y que hayan ganado terreno los mercadillos y las verbenas o que sea justo ahora, después de más de un año con las obras finalizadas, cuando se anuncie la dotación de equipo técnico y mobiliario de La Azucarera.

Casual es también, por supuesto, que se haya contratado a una empresa para realizar una encuesta para saber lo que opinamos los vecinos sobre el cierre al tráfico de la calle de en medio, previo pago, y cuyo resultado, casualmente, coincidirá con las aspiraciones de nuestro Teniente de Alcalde, sin tener en cuenta la encuesta que ha realizado gratuitamente Acción Vecinal.

Casual es que haya ido una patrulla de la Policía Local a impedir que unos ciudadanos concienciados, realicen tareas de limpieza y desbroce de las entradas a nuestro maravilloso pueblo, sacando los colores a los gestores públicos.

Casual es, por supuesto, que me olvide de los tres años y medio que hemos tenido y que, viendo lo bonito y vistoso que está el pueblo, y la de gente buena que hay trabajando en el ayuntamiento, vuelva a votar a los gobernantes que tan bien lo están haciendo estos últimos dos meses.

Qué casualidad que el año que viene, por lo menos yo, tenga en cuenta todas estas cosas.

Más en Opinión en San Pedro Alcántara.