RAFA MARTÍNEZ

San Pedro, de Rabiosa Actualidad


¡Qué bonita está quedando mi Plaza! O No.

Todo el mundo lo dice. Todo el mundo lo manifiesta. Todos lo proclaman. Como no podía ser de otra manera, en boca de todos está. Al igual que en aquel frío país de donde proviene cierta ensaladilla, en este nuestro PUEBLO San Pedro Alcántara también gozamos de una “Plaza Roja”. No pocas críticas ha suscitado la decisión de la Tenencia de Alcaldía y de su cabeza visible en cuanto a la instalación de las tan llamativas pérgolas que en la última semana he podido presenciar. Multitud de comentarios han generado en la opinión pública, incluso en aquellos afines al régimen aunque en petit comité.

Dichas pérgolas y como guinda del pastel, se suman a toda una variedad de modernos elementos que a partir de ahora marcarán la imagen de nuestra Plaza de la Iglesia así como los sueños de muchos en forma de pesadillas. Bancos que harán que los traseros de los usuarios, sobre todo de los de más avanzada edad, se resientan a no ser que lleven consigo alguna las antiguas y típicas almohadillas que se utilizaban en los estadios de fútbol y que acostumbraban a ser lanzadas al final del partido si el resultado del mismo no había sido satisfactorio para los aficionados, por no decir que estos bancos serán blanco de grafiteros nocturnos y artistas ocasionales que tras una buena melopea decidan dejar constancia de lo que por sus cabezas pasa en esos tan creativos momentos. Farolas despuntando al cielo, rectas como la más recta línea jamás trazada por el mejor de los delineantes y, antecediendo a la luz blanca de su cúpula, otra de incomprensible neón azul proyectada ésta hacia el suelo.

Ondulantes y circulares arriates a modo de jardinera que bien parecen salidos de una tortuosa mente siendo éste su claro reflejo. Y mármol. Mármol, mármol y más mármol o lo que sea eso que se está utilizando, consiguiéndose así una imagen que lo mismo es típica de aquí como de cualquier otra parte del mundo. Al peo eso de la identidad paisajística y demás. Y venga toneladas y más toneladas sobre unos frágiles cimientos y pilares que según la propia Tenencia de Alcaldía, deberán ser reforzados y que supondrán  una inversión de 90.000€, todo un pellizco a las arcas municipales. Y no porque se esté echando demasiado forraje en la obra, nooo. Por ciertos problemas estructurales de no sé qué y de no sé cuantos. Vaya, que carecemos (o eso parece) de técnicos cualificados para haber previsto tal inconveniente con anterioridad y así haber evitado el gasto extra. Pero es lo de menos, “…por dinero va a ser…” como nos dijo en su momento y por otra cuestión que a debate se le presentó a su Excelencia. Maravillados quedamos todos al pasar junto a ella y contemplar esta obra “tan en consonancia con la imagen de la iglesia”, imagen que tras los años pasados, sigue manteniéndose pero que como siga así la cosa, es posible que nos sorprendan con alguna “remodelación” de última hora y nos encontremos con algo parecido a la de Sao Francisco de Asís en Brasil. Y digo yo, ¿no se podría haber mejorado e incluso modernizado manteniendo en algo-mucho el aspecto que históricamente  presentara? ¿No se podía congeniar historia con modernidad? Sea como sea y para que no se me tache de sampedreño de mal y sí de sampedreño de bien, acabaré diciendo… ¡Qué bonita está quedando mi Plaza! ¡Qué preciosidad! Añadiendo, como diría mi compañero Mariano… “esto es una obra de arte”. En fin, recordad siempre que San Pedro Alcántara Existe. Cambio y corto.

Os dejo el enlace al grupo de facebook Asociación Socio-Cultural San Pedro Alcántara Existe por si queréis visitarlo.

Más en Opinión en San Pedro Alcántara.