JESÚS MACKINTOSH. Ele

El sueño del Marqués del Duero


Durante la historia de nuestro planeta han ocurrido cinco eventos ligados a la extinción (ELE) masiva de especies, y en la actualidad los científicos temen que estemos inmersos en la sexta, que puede que sea más fuerte que la última, pero que en esta ocasión tenga al hombre como autor, por su abuso sobre el medio ambiente.   

Durante estos eventos suelen desaparecer como mínimo la mitad de las especies que hay en ese momento, llegando a un 96% en el caso más extremo. El más conocido sucedió hace 65 millones de años y fue el que provocó la desaparición de los dinosaurios.

En esta ocasión el agente causante fue extraterrestre, al producirse una colisión de un meteorito en la Península de Yucatán (México) que liberó la energía equivalente a varios millones de bombas atómicas, arrojando a su vez hollín y sulfuros a la estratosfera que bloquearon la entrada de la luz natural, necesaria para el crecimiento de las plantas, alimentos de los dinosaurios herbívoros, que a su vez eran depredados por los carnívoros, como el famoso Tyrannosaurus rex.

Paradójicamente este cataclismo natural, permitió que nuestros primitivos antepasados mamíferos pudieran liberarse del dominio ejercido por estos grandes reptiles y pudieran iniciar su gran diversificación de la que somos resultado directo. Tal vez si avanzásemos en el desarrollo de la sexta  ELE, habrá ya especies candidatas a recoger el testigo de liderar una futura diversidad natural sin el yugo del Homo sapiens.

La única que permanece impertérrita ante todos estos acontecimientos es la Naturaleza. Sabe que de una forma u otra la vida siempre se abrirá camino independientemente de la manifestación o forma que adopte. Y que para ella, en su libro de historia, que se escribe en millones de años, nosotros solo llegaremos a representar una pesadilla de una noche de verano, dado el ínfimo tiempo que llegaremos a estar y el gran daño que le hemos provocado.

Más en Opinión en San Pedro Alcántara Marbella.