Las playas de Marbella tienen una calidad de agua excelente

Las analíticas realizadas en los dos últimos meses en el litoral han certificado que las playas del municipio tienen una calidad de agua excelente, según ha informado hoy el concejal delegado de Sostenibilidad, Miguel Díaz, en una visita a la desembocadura del Arroyo de La Represa en la playa de La Venus.

Los estudios se realizan semanalmente o quincenalmente, según la zona. En la desembocadura del Arroyo de la Represa se toman muestras cada siete días. “Antes de 2015 incluso hubo que cerrar este punto al baño porque se daban niveles de bacterias por encima de lo que marcan las autoridades sanitarias”.

“En esta zona se ha dado un salto de calidad muy importante, con unas condiciones para el baño saludables, gracias a los trabajos impulsados desde el Equipo de Gobierno”, ha remarcado el concejal, quien ha aludido a la ejecución de mejoras en el embovedado o en la conducción de las aguas fecales a través de la red de saneamiento.

“Desde el Ayuntamiento es una prioridad ir acometiendo de forma seria y planificada mejoras en la red de saneamiento municipal porque redunda en la calidad de las aguas del litoral”, ha remarcado el concejal, quien ha apuntado que igualmente se instará a otras administraciones a dar nuevos pasos para velar por el buen estado de las playas.

En concreto, ha informado de que se solicitará a la Junta que aumente los puntos de muestreo de cara a la próxima temporada, ya que son un indicador en la concesión de las banderas azules, al mismo tiempo que se reiterará a la empresa Acosol la necesidad de que se retire el saneamiento del dominio público marítimo-terrestre.

Por su parte, el gerente de Hidralia ha recordado que es el segundo año que se realizan de la mano del Ayuntamiento los controles en las aguas para el baño y ha detallado que se ajustan al Real Decreto 1341/2007 Calidad de Aguas de Baño mediante un control de los parámetros microbiológicos Escherichia Coli y Enterococos Intestinales.

Además, y mediante inspección visual, se controla la transparencia del agua, si existe contaminación o presencia de medusas, residuos alquitranados, de cristal, plástico, caucho, madera, materias flotantes, sustancias tensoactivas, restos orgánicos y cualquier otro residuo u organismo.

Sobre la desembocadura del Arroyo de La Represa, ha subrayado que se trabaja en esta zona “de forma más intensiva”, al tratarse de “una zona complicada porque el cauce tiene una longitud extensa y contaba con puntos históricos de vertidos en los que se está interviniendo para su eliminación”.

Asimismo, ha explicado que se ha instalado en el tramo final de arroyo una compuerta motorizada “que permitirá de forma telecontrolada controlar los alivios de agua en caso de lluvias”.

Reparto de ceniceros

Por otra parte, en la línea de velar por las condiciones higiénico-sanitarias de las playas, el Ayuntamiento y la empresa Hidralia van a distribuir entre los usuarios 5.000 ceniceros para que depositen en su interior las colillas de cigarrillos y pequeños residuos, como los chicles, en lugar de arrojarlos directamente sobre la arena.

“Estos residuos generan niveles de contaminación muy altos”, ha advertido el concejal de Sostenibilidad, quien ha hecho un llamamiento a que los ciudadanos “colaboren con el buen estado y limpieza de las playas para uso y disfrute de todos”.

Los ceniceros tienen una forma cónica para ayudar a su sujeción en la arena y son reutilizables. La entrega de estos ‘cono-ceniceros’ pretende facilitar, de forma sencilla, la gestión de estos residuos y combatir la presencia de colillas y otros pequeños residuos, difíciles de recoger por los servicios de limpieza de las playas y las cribadoras.