MANUEL FERNÁNDEZ VALDIVIA. Herederos voluntarios

Desde Lagasca


Tras cuatro años de errático gobierno en San Pedro Alcántara, podría parecer que ahora, con la mayoría absoluta del Partido Popular administrando todo el actual término municipal, las aguas vuelven a su cauce. Partido Socialista, Izquierda Unida y también los populares, dejaron hacer y deshacer a Opción Sampedreña todo y más en nuestro pueblo, dado que sus fuerzas dependían de los dos votos que al mejor postor ofrecía esta formación política. No solo eso, por interés exclusivamente partidista, dejaron que las malas formas, precedidas de un evidente deseo de venganza ejercido contra gran parte de la población que nunca estuvo a favor del sectario escuadrón de Piña, campara a sus anchas entre los ríos Guadalmina y Guadaiza.

El pago recibido fue una legión de cargos de confianza, directores generales y manejar el dinero de Marbella, para resarcir sus años de oposición y que estos salieran a cuenta. Buscaban, como casi nadie niega, su beneficio antes que el de vecinos y visitantes de San Pedro Alcántara. Recuerden que, entre concejales y personal de libre designación, se repartían sueldos anuales de 31.173, 47.900, 62.529 o 70.000 euros. Multipliquen por cuatro años y hasta trece de estos buenos para nada que estuvimos pagando entre todos.

Vendieron, y algunos aún lo creen a pesar de las pruebas en contra, que volverían las tradiciones, pero intentaron boicotear el Tostón y el Día del Pedal, porque los vecinos eran quienes querían organizarlo. Veneraron imágenes ajenas, como la ornamentación impuesta en tiempos de Gil, barcos y anclas incluidas, haciendo ver que el pasado y presente de nuestro pueblo es la pesca, cuando todo el mundo aquí sabe que nacimos de la agricultura. Por cierto, de las más punteras en España desde la década de 1860.

Consiguieron no hacer absolutamente nada con las pobres instalaciones deportivas que nuestros jóvenes y mayores padecen a diario. Y, sobre todo, han seguido al dictado el deseo de tantas corporaciones municipales dirigidas desde 10 kilómetros de distancia, destruyendo cada vez más los pocos reductos de historia que permanecían en pie hasta la llegada de estos “visionarios”. Pero lo peor de todo no es que ocurriera sino que el actual Equipo de Gobierno del Partido Popular, se ha convertido en “heredero voluntario” de esas políticas, no queriendo mover un solo dedo por contradecir, mejorar o eliminar las medidas que, de forma arbitraria e injusta, tomaron los de OSP durante su mandato.

Como ejemplos de esto, ahí sigue la Plaza de la Iglesia, de pintura roja y negro granito porque el logo de esta formación contenía esos dos colores. También continúa cerrado el tramo sur de la Calle Marqués del Duero, que tuvo y supongo que seguirá teniendo la oposición de la mayoría de comerciantes, junto a la representación empresarial que ostenta APYMESPA.

Más en Opinión en San Pedro Alcántara Marbella