PEDRÍN

¡Ostras Pedrín!


Nombrecito

Es cierto que la cercanía con la gente es un punto a favor de los políticos, y que se tiene más que estudiado. Además, hablar con un lenguaje sencillo, sin circunloquios y directo es algo que provoca ese acercamiento a los ciudadanos de cualquier pueblo. Pero la educación es muy importante, y no debe de perderse nunca.

Tiene nuestro maravilloso teniente de Alcalde la virtud del lenguaje directo, sencillo y cercano al pueblo, pero también tiene la mala costumbre de no pensar dos veces las cosas antes de decirlas, y lo que por un lado provoca la sintonía con los ciudadanos, por el otro provoca la vergüenza ajena. Es ya casi un espectáculo oírlo hablar en público, porque no se sabe cuándo, pero siempre termina poniendo la guinda al pastel. Y con esto no me refiero a hacerlo bien, que ya quisiera, sino a que al final mete la pata y me ratifica en lo que siempre digo de que si la cabra tira para el monte…

Ya ha quedado bien claro la repercusión mediática que tuvo para San Pedro Alcántara el evento del pádel, donde el propio nombre del Torneo hablaba de Marbella y en las cadenas de televisión generalistas y en los medios de comunicación escritos estatales no se nombró a nuestro ilustre patrón en ningún momento. Y eso no quiere decir que el evento no fuera un éxito, sino simplemente que el nombre de San Pedro Alcántara sólo se citó en las noticias de tráfico de todas las cadenas de radio, donde recordaban dónde estaba uno de los atascos más gordos de las carreteras españolas.

Y si para conseguir eso, es decir, cero repercusión mediática, era necesario obviar el nombre de una sampedreña en el cartel del Torneo, sin ninguna otra pretensión, según nos ha explicado el mismísimo señor Piña, está claro que el doble gasto en cartelería está justificado, y que las decisiones se toman pensando con cualquier otra parte del cuerpo menos con la cabeza. A veces creo que tanto asesor tan bien pagado en el equipo de confianza de nuestro gobierno debería, tal vez, obtener mejores resultados. Aunque doble gasto de carteles y sueldos altos ahora dan igual, porque tenemos dinero para eso y para conciertos, churros, paellas y lo que nos dé la gana, que si algo ha conseguido nuestro teniente de alcalde es dinero a espuertas.

Querido señor Piña y personal colindante: ni los ríos de tinta han sido tan grandes ni el nombrecito era tan puñetero. Simplemente tenía usted que haber pedido perdón por haber metido la pata, una vez más, y no agarrarse a una mentira que no se la cree ni usted mismo cuando habla. Quitaron el nombre de Elena Benítez justo cuando ésta anunció su participación en las listas electorales del PSOE precisamente por eso, por participar con otro partido político y les dio igual tener que reimprimir los carteles y lo que hiciera falta. Pero lo peor no ha sido eso, lo peor ha sido que haya usted vuelto a faltar al respeto a una sampedreña diciendo lo del puñetero nombrecito, porque ya quisiera usted haber tenido la dedicación y constancia que ha tenido Elena durante toda su vida para representar al país entero sin perder nunca de vista sus orígenes, y poniendo a San Pedro Alcántara en el mapa mucho mejor de lo que lo está usted haciendo ahora. Sus fiestas de FITUR sólo han conseguido que su equipo de gobierno, con usted al frente, y los amigos que usted quiso, se tomen unas copitas y unos aperitivos en Madrid a la salud de los impuestos de los contribuyentes, porque al día siguiente, si usted hubiera preguntado a cualquiera de los asistentes a la feria de turismo por nuestro pueblo, pocos o ninguno sabrían decirle algo, a lo sumo, le dirían que es el pueblo que está al lado de Marbella.

Ojalá, en vez de tanto gasto en comidas y fiestas, se dedicaran ustedes a invertir más en el deporte local, llámese ajedrez, natación, golf, baloncesto o fútbol, porque serán ellos, los deportistas, los que logren con sus éxitos poner a San Pedro en el mapa.

Más en Opinión en San Pedro Alcántara.