Rafael Álvarez El Brujo: «Cualquier cosa sobre el escenario no es teatro»

El actor y dramaturgo actúa en San Pedro Alcántara el sábado 6 de noviembre con su espectáculo ‘Dos tablas y una pasión’

Más de 50 años sobre los escenarios hacen de El Brujo uno de los actores en activo con un público más heterogéneo, porque los montajes de Rafael Álvarez trascienden generaciones. El próximo sábado vuelve al Centro de Artes Escénicas La Alcoholera, donde ya actuó el Día Mundial del Teatro de 2019 con su espectáculo ‘Cómico’, demostrando gracias a un lleno absoluto que el teatro goza de muy buena salud en San Pedro Alcántara.

Ahora vuelve con ‘Dos tablas y una pasión’, un espectáculo que es teatro en estado puro. Una danza entre los textos de Shakespeare, Lope de Vega, Cervantes, Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz con la música del violín de Javier Alejano y el amor como centro nuclear.


Hablamos con el protagonista de esta obra con motivo de su visita a San Pedro Alcántara:

Pregunta (P): Estamos retomando la normalidad en el sector cultural, ¿cómo está siendo el reencuentro con el público después de un tiempo convulso e incluso de miedo por parte de los espectadores?

Respuesta (R): Creo que nos hemos sentido importantes. Por primera vez hemos notado que el público sostiene al teatro y estamos recibiendo una respuesta más cálida, receptiva y calurosa, con otra intensidad. Estamos siendo testigos de un resurgimiento del entusiasmo.

P: ¿Nos hemos dado cuenta de lo necesaria que es la cultura en una situación límite como el confinamiento?

R: Sí, noto que antes de salir incluso al escenario ya están entregados y más atentos que nunca. La cultura nos recuerda que estamos en el mundo de paso. Cualquier catástrofe como esta lo hace evidente y la cultura lo dulcifica, lo viste de romanticismo para darle otro realce, otro misterio que nos gusta y nos lo recuerda, pero a través de la belleza.

P: ¿Cómo le afectó personalmente a usted la pandemia?

R: Aproveché el encierro para escribir una obra sobre Valle-Inclán. Para leer sobre él, sus obras y escribir.

P: ¿Ha sido de utilidad para el gremio, para el sector cultural, este parón de inactividad y quizá de reflexión?

R: La gente de la cultura nos dimos cuenta de que somos necesarios para la sociedad. Hay una confusión generalizada entre lo que es cultura y lo que es entretenimiento. El entretenimiento es una faceta del espectáculo, del festejo, pero la cultura es otra cosa, algo que te conecta con el humanismo clásico. Otra dimensión. Y eso no se está defendiendo. Cualquier cosa no es cultura y cualquier cosa sobre el escenario no es teatro. Sin cultura nos convertimos en seres que comen, viven, procrean y ven el fútbol, pero la vida no es eso. La vida nos eleva. Por eso creo que es una aberración que los teatros municipales se alquilen para espectáculos de entretenimiento.

P: A estas alturas de su carrera, con una trayectoria tan dilatada, ¿qué le aporta el teatro?

R: A la gente le gusta, disfruta con lo que hago, me espera a la salida del teatro y me dicen cosas como que venir a mi espectáculo le calma el dolor de la ausencia de su pareja fallecida a la que le gustaban mis obras.

P: ¿El teatro debe ser reivindicado? Asistir a las salas, leerlo, practicarlo…

R: Sí, el teatro debe profesionalizarse, incentivarse, enseñarse en las aulas. La gente necesita que se le transmita el gusto por lo teatral, por la danza y por otras disciplinas.

P: ¿Qué se van a encontrar los espectadores de ‘Dos tablas y una pasión’?

R: Un recorrido por los autores del Siglo de Oro, del Festival de Almagro, de Olmedo, de Cáceres… Anécdotas mías, mucho humor y música.

P: ¿Qué le pide al público que vaya a verle el sábado a La Alcoholera de San Pedro Alcántara?

R: Que vayan a disfrutar y a recordar que están vivos.

P: Y a la vida, ¿qué le pide?

R: Ella sabe qué darme, sabe lo que necesito, así que no le pido.

Rafael Álvarez ‘El Brujo’ actuará el sábado 6 de noviembre a las 20:00h en el Centro de Artes Escénicas La Alcoholera con su espectáculo ‘Dos tablas y una pasión’.

Cartel Dos tablas y una pasión