Un parque en San Pedro recordará la labor social de Manoli

Prestó una ayuda impagable durante muchos años en Cáritas Parroquial, labor a la que se sumaron los 40 años de actividad en la docencia en diferentes centros educativos de San Pedro Alcántara. Ahora, desde este fin de semana, un parque con su nombre junto a la avenida Marqués del Duero recordará para siempre la trayectoria social y el compromiso con los más vulnerables de Manuela Braos. O de Manoli, como la conocían sus familiares y amigos. Por Marcel Vidal.

Manuela Braos se afincó, junto a su marido José Torres Acevedo, en la sampedreña calle Córdoba a principios de los años 70. Tras un paréntesis en otro destino, regresó a municipio en el año 79, donde durante 28 años fue profesora en los centros educativos CEIP Pablo Ruiz Picasso, CEIP Miguel Hernández e Instituto Salduba, en el que finalmente se jubiló.

La hija de la homenajeada, Remedios Torres, que agradece el homenaje en nombre del resto de los familiares, destaca que Manuela fue “una magnífica profesora y, por encima de todas las cosas, una buena persona”. “Estamos muy orgullosos de todas las facetas de su vida pero más aun de su dedicación a los más necesitados”, apunta, al tiempo que remarca que “la mayor enseñanza que ha dejado a los suyos es servir de ejemplo con sus actos”. «Nos sentimos muy reconfortados porque aunque su recuerdo siempre está en nuestro corazón, desde hoy también estará en una de las plazas de nuestro pueblo”, agrega.

El párroco de San Pedro, Francisco Javier Sánchez-Cano, recuerda que Manoli “entendió su vida como un servicio” y subraya que “siempre estuvo preocupada por buscar la mejor manera de ayudar desde Cáritas Parroquial”.

Una de sus antiguas alumnas, Nuria Canseco, subraya que Manoli “hizo de la escuela un hogar”. En su compromiso hacia nuestra formación no se conformó con la exigencia de los conocimientos, sino que nos enseñó los valores que inundaban su vida y que siempre nos acompañarán: ser buenas personas y sensibles al dolor ajeno”, explica.

Para la alcaldesa, Ángeles Muñoz, Manoli “dejó una huella imborrable en todos aquellos a los prestó su ayuda». «A parte de esa reconocida labor pedagógica Manoli siempre estuvo dispuesta ayudar y, precisamente por eso, se puso a disposición de Cáritas Parroquial, donde demostró nuevamente su humanidad”, recuerda.