JUAN CARLOS BENAVIDES UCHUARI. Volviendo a ti (II)

Maravillosa rutina

Juan-Carlos-Benavides-Uchuari. Volviendo a ti (II).gif

Todo va a depender mucho de dónde vengas y dónde quieras llegar, y por supuesto, siempre será mucho mejor hacerlo con la guía de un profesional en la materia que te ayude a determinar tu punto de partida y juntos podáis marcar tu objetivo futuro de forma realista. Sin embargo, no todos podemos o queremos invertir nuestro dinero en esa persona, tampoco es fácil encontrar alguien que nos dé la confianza suficiente como para delegarles esa parte de lo que no deja de ser, nuestra intimidad; y por eso, y porque todos nos merecemos poder empezar, aquí vamos a definir las pautas más importantes con las que, sin duda, podrás comenzar a marcarte una maravillosa NUEVA REALIDAD de autocuidados.

No podemos olvidar lo que somos, no es lo mismo si tienes 20 años que 80, si quieres perder peso o ganarlo, si quieres lucir bikini o lo que deseas es dejar de sufrir un dolor que no se va, somos muy diversos, pero en general todos necesitamos lo mismo.

Deporte

¿Qué quiero? Está claro que esto marca todo lo demás, pero seremos genéricos muy a nuestro pesar: Quiero estar delgado/saludable, definido/musculoso y que no me duela nada/estar ágil en mi día a día. Pues muy fácil, tienes que estar en tu peso ideal, porcentajes de grasa controlados y ganar masa muscular.

Todos (gordos o flacos), podemos mejorar nuestras cifras y, para ello, todos deberíamos hacer ejercicios tanto de fuerza como de resistencia y flexibilidad. Nuestros huesos se sustentan por los músculos, a mayor masa muscular, huesos más fuertes y sanos. Músculos pequeños y débiles, huesos frágiles y vulnerables. La grasa es fundamental para la vida, pero el exceso de grasa acumulada, entorpece nuestros músculos y órganos, a niveles de grasa controlada, mejor funcionamiento de nuestros sistemas internos y agilidad física. La grasa sin músculo que la sujete, pesa, pesa más de lo que podemos “sujetar”, es sinónimo de sobrecarga ósea, y con ello los temidos dolores por sobrepeso. Músculos sin flexibilidad, atrofia muscular, falta de calidad de movimiento. Y así podríamos seguir hasta aburrirnos de la cantidad de cosas que perdemos por abandonarnos en cuidados físicos.

Hay personas que comienzan a cuidarse y sólo se centran en controlar su peso y bajar sus porcentajes de grasa, creyendo que con ello es suficiente. Eso está bien al comienzo, cuando la pérdida de grasas acumuladas es prioritaria, pero para una verdadera salud, se debe siempre complementar con ejercicios de cardio, fuerza y flexibilidad.

Dieta sana

Y pongo la palabra “dieta” para ser lo primero que desmienta. Hemos asociado la palabra dieta a tener que privarnos de comer cosas para perder peso. Esto no es así, comer sano con unas determinadas costumbres y rutinas, es hacer un tipo de dieta para mi bienestar, y se puede hacer para perder peso, ganarlo, aumentar masa muscular, para mejorar nuestro sistema digestivo, para mejorar nuestra piel… o para todo a la vez.

A partir de ahora, acostúmbrate a decir sin miedo, Dieta sana o alimentación sana como tus sinónimos y aliados de cambio de vida saludable, a través de tu nueva forma de nutrirte. Porque en esta última, está la clave… la NUTRICIÓN. Comer es el acto que realizamos para adquirir a través de los alimentos, los nutrientes que nuestro body necesita para funcionar. FIN. No voy a entrar aquí en los muchos otros nutrientes que nuestro cuerpo necesita fuera de la dieta (luz, sol, descanso, aire limpio, cariño, amor…) porque son muchos y porque esto da para otro artículo, pero garantizamos que con empezar a cambiar lo que ingerimos, ya es un gran paso para el cambio que queremos generar.

Descanso

Ver una peli mientras se habla por Instagram y te tomas un mojito en el sofá NO es descanso para tu cuerpo. Puede que te venga genial para desconectar tu cabeza del día que has tenido, que te sirva para resetear el ordenador portátil que llevas sobre los hombros, pero para tu cuerpo, eso no es descanso.

Descanso es: Dormir entre 6-9 horas de sueño nocturno, con la mayor calidad posible. Esto es, DORMIR. No estar en la cama. Cada cuerpo necesita unas horas de sueño, algunos las distribuimos entre sueño nocturno y un descanso en la mitad del día como siesta para recargar pilas y reponer un poco, pero cuanto mejor sea tu descanso mejor rendirás en todo lo demás. Tirar de estimulantes por el día para tener más vitalidad puede estar bien si tienes una gran actividad diaria, pero tu cuerpo finalmente se resentirá. Debes darle al César lo que es del César, y un cuerpo sano es un cuerpo al que dejamos descansar. Dormir no es perder el tiempo, es GANAR VIDA.

Querido@ amig@ lector que has llegado hasta aquí, seguro que estás pensando… qué bonito todo esto que dice, pero sigo sin saber qué hacer… ummm… a ver… lo voy a leer otra vez con la libreta y el bolígrafo para apuntar. En la siguiente entrega más…

Sigue nuestras Noticias de San Pedro Alcántara Marbella