“El poder ayudar a las personas es lo más gratificante de esta profesión”

PEDRO GARCÍA ESPADA  Farmacéutico

La entrega de este farmacéutico con sus usuarios va mucho más allá de ser una simple profesión. Su vinculación con San Pedro y su profesionalidad, hacen que Pedro García Espada se haya convertido en el referente y apoyo para muchos de los clientes que acuden a la farmacia donde desempeña su labor. Formado en Granada, y con un máster de Atención Farmacéutica y Ortopedia por la Universidad de Valencia,  sus diez años de experiencia, y su personalidad avalan a esta trabajador que se convierte, en muchas ocasiones, en esa persona amable y de confianza en la que las personas se apoyan a la hora de solventar sus problemas de dolencias menores, o para simplemente resolver sus dudas o cuestiones referentes a los fármacos. En este caso, García Espada cumple a la perfección aquella publicitaria frase de ‘Si tiene duda consulte a su farmacéutico’, y además en este caso habría que añadir “Que gustosamente le atenderá y le ayudará’.

Pregunta. ¿Es la suya una profesión vocacional?

Respuesta. Sin lugar a dudas, en mi caso es así. La profesión de farmacéutico es totalmente vocacional y así lo transmito en mi trabajo. Yo quería desempeñar una labor en la que tuviese un contacto cercano con las personas, con los usuarios, ya que en esta profesión, la proximidad con el cliente te permite ayudarles de una forma más directa con respecto a sus problemas de salud de dolencias menores, a sus cuestiones del día a día e intentar ayudarles a solucionarlos.

P. De no ser farmacéutico ¿Qué otra profesión hubiera desempeñado?

R. Ser farmacéutico es lo que siempre quise, pero de no haber estudiado esta carrera, me hubiera gustado hacer Medicina, por la misma base por la que elegí ser farmacéutico, es decir, por tener ese contacto directo y cercano con las personas, y por prestarles esa ayuda que necesitan cuando vienen a hacerte alguna consulta o a contarte la dolencia que padecen.

P. Diez años son los que lleva desempeñando su profesión ¿Alguna anécdota significativa?

R. En el día a día ocurren variedad de situaciones, pero nada más allá de lo cotidiano, aunque la verdad es que como anécdota puedo contar cuando una vez, un señor ya mayor, llegó a la farmacia, se sacó su dentadura y la puso sobre el mostrador para que le pusiéramos directamente la almohadilla.

P. ¿Cómo reacciona uno ante este tipo de situaciones?

R. Simplemente se le explica, normalizando totalmente la situación, como debe de hacerlo para que sea más cómodo para el usuario. Lo mejor es atender estas circunstancias amablemente y decirles cómo debe de hacerlo la próxima vez; son situaciones cotidianas que pueden pasarle a cualquiera.

P. Desempeña su labor en San Pedro ¿Qué vínculo tiene con esta ciudad?

R. Es muy gratificante trabajar aquí, no sólo por la relación que se va creando con los clientes que acuden asiduamente a la farmacia, sino también por el equipo con el que trabajo. Todos están muy cualificados, y además son buenos compañeros y amigos, y este ambiente se nota sobre todo, a la hora de trabajar, porque hace que el servicio a los clientes sea aún mejor.

P. ¿Qué es lo más gratificante de esta profesión?

R. El poder ayudar a las personas. El tener la posibilidad de resolver algunos problemas de los pacientes o dar respuesta a las dudas que tengan de cómo sacar el mejor uso a los medicamentos, todo ello, hace que mi profesión sea muy gratificante. Además, a mí siempre me gusta explicarles, a aquellos que tienen dudas, como se debe administrar el medicamento y los posibles efectos secundarios que pudieran tener, todo ello para prestarles la máxima ayuda.

P. ¿Y lo menos bueno de ser farmacéutico?

R. Paradójicamente el no poder ayudarles. Cuando vienen con algún problema de dolencia o salud, y eres consciente de que no puedes ayudarles, es probablemente, lo peor, o lo menos bueno de esta profesión.

P. ¿Cómo se han adaptado los usuarios a la consumición de genéricos?

R. Al principio algunos eran más reticentes, pero no por el hecho de consumir genéricos, sino porque estaban acostumbrados a un medicamento, cuya caja era de una forma o color determinado, y así no se confundían a la hora de tomarlo. Sin embargo, ahora se está aceptando mejor, además para cualquier duda en la farmacia siempre estamos a su disposición para resolverlas.

A tiempo completo

P. ¿Uno es farmacéutico a tiempo completo?

R. Bueno, que uno esté fuera del horario laboral, es decir fuera de la farmacia, no significa que dejes de ser farmacéutico. En mi caso, a veces me suelen consultar o comentar medicamentos que se están tomando, para según qué dolencia, y no quiere decir que en ese momento concreto esté trabajando. Yo siempre estoy dispuesto a ayudar y responder las dudas.

P. ¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?

R. Yo soy una persona muy activa. No puedo estar parado me gusta estar siempre haciendo cosas, y el deporte es una de las actividades que practico en mi tiempo libre. Me gusta ir al gimnasio y ponerme en forma.

P. ¿Alguna asignatura pendiente?

R. Si, los idiomas y concretamente el inglés. Es fundamental aprender otras lenguas además de la tuya, y el inglés es una de las cosas que tengo pendientes y que quiero mejorar.

P. ¿Qué balance hace de sus diez años como farmacéutico?

R. Un balance muy positivo y gratificante. Si el tiempo volviera atrás, hubiera hecho lo mismo, hubiera repetido, porque tras diez años dedicándome a esta profesión estoy realmente feliz con ella y con todo lo que ha conllevado desempeñarla.

PedroGarcia2

  • Publicado en el periódico San Pedro Información en Junio de 2013