“Es muy importante sembrar y tener paciencia, porque si desesperas lo pierdes todo”

ROSA BARRIOS  Empresaria del sector inmobiliario

Rosa Barrios es una luchadora incansable de sonrisa indeleble cuyas infalibles armas son la paciencia, el amor por el trabajo y, sobre todo, el optimismo. Esta actitud le ha servido para no tirar la toalla en los momentos más difíciles, de los que ha resurgido con éxito como el ave fénix. Ahora, tras un amplio bagaje profesional de 17 años en gestión inmobiliaria, se ha decidido a dar el salto en solitario y ha puesto al servicio del cliente su particular y colorida visión del sector con ‘Rosa Barrios, Hogares para personas’, un establecimiento de obligada visita para alimentarse, aunque sea brevemente, del buen karma de ella y su equipo.

Pregunta. Llevas mucho tiempo dedicándote con éxito a una profesión que ha estado de capa caída, ¿cuál es tu secreto?

Respuesta. Me he caído, me he levantado, me han tirado, me he levantado, me han pisoteado y siempre me levanto y sonrío; prefiero mostrar una sonrisa que aparentar tristeza y tener que dar una explicación. No creo en la suerte, creo en el trabajo. Y me ha funcionado.

P. ¿Cómo ha cambiado el sector inmobiliario desde tus inicios hasta ahora?

R. En todo. Antes salíamos a la calle con fotografías en papel para mostrarlas a los clientes, ahora todo el mundo tiene acceso a internet. El que no se ha adaptado a la tecnología se ha quedado obsoleto y ya no está en el mercado.

P. ¿Qué diferencia a Rosa Barrios de otras inmobiliarias?

R. El servicio, la atención. Quiero transmitir algo diferente al cliente y que se sienta cómodo al entrar aquí.

P. Hay mucha competencia en esta misma calle…

R. Sí, pero en Rosa Barrios contamos con producto de banco y eso nos da una gran ventaja.

P. ¿Cuántas personas sois en el equipo?

R. Actualmente somos 3, pero estoy buscando más porque como decía mi padre, ‘el dinero está en la calle y hay que salir a buscarlo’.

P. ¿Cómo enfoca Rosa Barrios la relación con los empleados?

R. Somos un equipo en el que prima la amistad. La calle quema mucho y si no motivas, animas y pagas bien a tu personal, no está contento y no rinde igual. La eficacia de un equipo radica en la capacidad de motivación.

P. ¿Cómo ves el presente y futuro del sector?

R. El archivo de banco se acaba, por suerte, porque era el mayor rival para el particular. San Pedro está de moda, a los extranjeros les encanta el Boulevard y no hay piso en venta por esa zona.

P. ¿Y en cuanto a alquiler cómo está San Pedro?

R. Hace un año y medio que no hay alquileres en San Pedro, está todo alquilado. Hay poco y carísimo.

P. El perfil del cliente es…

R. El extranjero. Le encanta nuestra zona, la playa… y la mayoría de las ventas últimamente son sin hipoteca.

P. ¿Dirías que la gestión inmobiliaria es territorio de hombres?

R. Sí. La desigualdad económica no existe, se paga igual a una mujer que a un hombre, pero sí que es más difícil para una mujer llegar a la alta dirección de empresa. Tenemos que demostrar siempre más, a pesar de tener mayores habilidades para captar.

P. ¿Ha cambiado también la forma de vender?

R. Por supuesto. Con la crisis han quedado los profesionales, los serios, los que no engañan, los que cumplen lo que dicen.

P. ¿Cuándo empezaste en el sector?

R. Allá por el año 1999. Se vivía la parte dura de este trabajo, se vendía a puerta fría. Con las nuevas tecnologías es todo más fácil y más difícil a la vez, porque ahora el comprador cree que no te necesita.

P. ¿Qué te llevó al mundo inmobiliario?

R. Yo vengo de una familia humilde, soy la pequeña de 10 hermanos y tuve que dejar los estudios a los 14 años para ponerme a trabajar, ayudando en el negocio familiar. Con 24 años retomé los estudios y realicé el Auxiliar Administrativo en Formación Profesional. A partir de ahí soy ‘la tonta de los cursos’, no paro de formarme, también en la escuela de la calle y un trabajo llevó a otro.

P. ¿Cuáles son tus claves para el éxito?

R. Rodearte de gente que confíe en ti cuando tú no lo haces, que te ayuden a recuperar tu fuerza. Hay que caerse y cuando ya estás ahí sólo hay un camino: levantarse y mantenerse luchando por los sueños. Además, me ha ayudado mucho hacer listas y ver, sorprendida, que al final del día casi todos los objetivos están conseguidos.

P. Imagino que de niña una no piensa en dedicarse al sector inmobiliario, ¿cuál era tu sueño ?

R. Ser peluquera. Y soy peluquera. Siempre peinaba a mis muñecas y a los 17 años mi madre me apuntó con mucho sacrificio a la academia y estuve trabajando tres años. También soy instructora de yoga desde hace tres años y doy clase tres días a la semana.

P. ¿En qué confía Rosa Barrios?

R. En la constancia, la perseverancia y la autoestima. Sembrar, trabajar y tener paciencia. Si desesperas lo pierdes todo.

Rosa Barrios 2

  • Publicado en el periódico San Pedro Información en Abril de 2016