Detenidos en Puerto Banús por vender gas de la risa para fiestas privadas

Agentes de la Policía Nacional detuvieron en la madrugada del pasado lunes a dos varones, de 36 y 34 años, tras ser detectados mientras comercializaban supuestamente con botellas de óxido nitroso, más conocido como el gas de la riesa, para fiestas privadas en el municipio.

Los sospechosos fueron sorprendidos en una estación de servicio de Puerto Banús cuando acaban de despachar una bombona de gas de la risa a una tercera persona, quien había contactado con ellos tras recibir en la playa una tarjeta publicitaria que ofertaba la dispensa de esta sustancia.

La actuación policial permitió intervenir 14 botellas de gas de la risa, 1.500 tarjetas de publicidad, 6.500 euros en efectivo y bolsas de globos y boquillas para la dosificación del óxido nitroso, han indicado desde la Policía Nacional.

La actuación policial fue llevada a cabo en la madrugada del lunes por agentes de paisano del grupo de noches de la Comisaría de Marbella. Los agentes detectaron a tres hombres en actitud sospechosa en una estación de servicio de Puerto Banús y presenciaron, además, como realizaban una transacción de una botella a cambio de dinero.

Tras las primeras gestiones de identificación, los policías comprobaron que uno de los presentes era el comprador, el cual habría contactado con los otras dos personas –supuestos vendedores– al recibir en la playa una tarjeta de visita en la que se ofertaba la venta de óxido nitroso para fiestas privadas.

Continuando con las indagaciones, los agentes realizaron una requisa en el vehículo que conducían los sospechosos, localizando en el interior del turismo 14 botellas de diferentes volúmenes con un peso total de 10.765 gramos de gas de la risa, 1.500 tarjetas publicitarias en las que se ofertaban estos productos a la venta, 6.500 euros y varias bolsas de globos y boquillas para la dosificación de la sustancia.

Por todo ello se procedió a la detención de dos hombres, de 36 y 34 años, como presuntos responsables de un delito contra la salud pública, además de la intervención de todos los efectos hallados en el vehículo.