PEDRÍN

¡OSTRAS PEDRÍN!


Enyoy The 365 Days

En octubre del año pasado, saltó la noticia que situaba a España en la cola de Europa en nivel de inglés, superando sólo a dos países y que, desgraciadamente, bajaba con respecto al otro estudio que se hizo en 2015. Teniendo en cuenta que, en el 2018, el país ingresó 26.600 millones de euros procedentes del turismo, para qué vamos a esforzamos en aprender inglés, si con el sol ya nos vale.

Pues eso es lo que debe pensar nuestro maravilloso teniente de alcalde y su equipo de asesores de confianza justo antes de marcharse todos, a cargo del Ilustrísimo Ayuntamiento de Marbella eso sí, es decir, a cargo de todos nosotros, a una de las ferias de turismo internacional más importantes del mundo. Que tanto dinero invertido en sueldos de gente preparada para asesorar solo sirva para buscar en un traductor de internet cómo se dicen las cosas en otro idioma, deja bien claro en manos del tipo de gobierno en el que estamos.

Conociendo cómo se las gasta nuestro cada vez más conocido en San Pedro como “el faraón”, seguro que la culpa no es de la Tenencia de Alcaldía, ni de su equipo de confianza, ni siquiera de la empresa encargada de hacer el vídeo, que ya podemos imaginar todos cuál es, sino del maldito internet que no sabe cómo escribir las cosas. Si la verdad es que el que no se excusa, es porque no quiere, y en echar balones fuera y poner excusas, el señor Piña se está convirtiendo en todo un experto.

Ya fue culpa de los ciudadanos las inundaciones sufridas el otoño pasado, y culpa de los comercios la desorganización de la peatonalización de la calle de en medio, así como fue culpa del PP el despilfarro en cargos de confianza y empresas privadas los dos primeros años del gobierno de OSP en esta Tenencia de Alcaldía y ahora es culpa del PSOE y Podemos la falta de finalización de los proyectos pendientes. Culpa tuvo la Junta cuando se atrasaron las obras del ambulatorio, o cuando no ha comenzado con el Instituto prometido y culpa tienen los trabajadores de que no se pueda dar el servicio a los ciudadanos. Culpa tuvo la alcaldesa cuando se gastó 300.000 mil euros en una parada de autobuses que no sirve, cuando es mejor estar como ahora y culpa tienen también las asociaciones de vecinos que se ponen en contra de la Tenencia reclamando días del pedal, tostones y otros actos culturales que no vienen a cuento, o dedicando los fines de semana a limpiar zonas que ya se limpiarán algún día, además, también es culpa de ellos que las bolsas de basura se peguen meses a la vista de todos. La culpa, como decía la canción, fue del cha-cha-chá. De cualquiera menos del señor Piña y sus allegados.

Es por eso que los 600.000 que estaban encima de la mesa para realizar el Centro Cultural Gastronómico en San Pedro Alcántara van de vuelta para los corrales, porque, por culpa de la empresa adjudicataria de la obra, y hasta por culpa de la Ley de Contratación, no nos vamos a gastar ese dinero. Nada tiene que ver que lo del mercado gourmet, centro gastronómico, o como quieran llamarlo, era una idea que no partía ni del señor Piña ni de su equipo de confianza, sino que ya venía del proyecto inicial del bulevar.

Además, manejando el presupuesto que maneja ahora don Rafael, no nos hacen falta esos 600.000 euritos de nada, porque ¿qué es esa cantidad comparada con los veinte kilos que tan amable y desinteresadamente nos ha ofrecido la alcaldesa y que ya tenemos en la caja?. Así que coja usted, señor Bendodo, su dinerito de la Diputación y déselo a Estepona, Benahavís o hasta a Marbella, que en este cortijo no queremos limosnas de nadie, que aquí, en San Pedro Alcántara, se hacen las cosas como y cuando quiera mi teniente de alcalde, que para eso maneja. Deja niño, y cóbrame a mí. Si total, el dinero ni es mío ni ná.

Más en Opinión en San Pedro Alcántara.