“Esto no está yendo a más por la corduras de las familias”

José Alberto Martín, director del CEIP Al-Ándalus, ante el aumento de casos en los centros educativos

La tercera ola de la pandemia que nos afecta está incidiendo algo más en los centros escolares que en el primer trimestre del curso escolar. Aún así no restan mérito para nada a la gran labor de contención del virus que están realizando los colegios; y reafirman la tarea de regulación y base para la conciliación familiar y social que siempre han realizado los centros. “Esto no está yendo a más por la cordura de las familias”, afirma el director del CEIP Al-Ándalus de San Pedro, José Alberto Martín. San Pedro Información habla con él para conocer más de cerca esta realidad educativa en plena pandemia.

Tras la Navidad, el segundo trimestre ha comenzado en los centros con más contagios, hay algunos profesores ya en cuarentena y se han producido casos entre alumnos en las aulas. Esto supone un pequeño borrón al primer trimestre, donde los datos han sido muy buenos, sirviendo los colegios de barrera de contención del virus, y hasta de espacios reguladores de la pandemia, con respecto a otros ámbitos de la sociedad. “Desde el inicio de curso, donde hubo mucha incertidumbre, hasta Navidad todo ha ido bien, confirmado por los profesionales sanitarios, cada vez que había un caso o un contacto estrecho”, comentó el máximo representantes del CEIP Al-Ándalus de San Pedro.

Durante esos meses y ahora también, está claro, que mayoritariamente los casos vienen de otros ámbitos, como el social o el familiar; y están llegando a los centros. “Así lo dicen los profesionales sanitarios”. El debate de cierre de las escuelas es una cuestión muy seria, porque si acrecentaría las consecuencias sociales y económicas de la pandemia, pero lo cierto es que “están pagando las consecuencias del contacto social en Navidad”, indicó el director del centro. Un centro cuyo protocolo ha funcionado hasta ahora con los grupos burbujas por clase y una comunicación muy fluida con toda la comunidad educativa.

Implicación de padres, profesores y alumnos

La prueba de esa comunicación e implicación de todos los ámbitos de la comunidad educativa es la celebración, por ejemplo, de un consejo escolar extraordinario en domingo por la tarde. En esa reunión se repasó el protocolo, qué realizar cuando se detecta un caso sospechoso y cómo son los cauces de información. “El colegio no toma decisiones, sólo informa. Y en esa información, la comunicación constante es clave. El propio director habla con las familias, informa y ellas mismas toman conciencia rápidamente. “Esto no está yendo a peor por la cordura de las familias, ya que se han dado casos que cuando se ha confirmado el positivo, el niño ya llevaba una semana sin venir”, corroboró José Alberto Martín en esta cuestión de la implicación de las familias.

En dicho consejo y en esas reuniones, también tratamos de mejorar entre todos. “Por ejemplo, hemos hablado con los padres para que les digan a sus hijos de infantil y primero de Primaria que se pongan las mascarillas en determinados momentos, para ayudar a contener al virus de cara a estas próximas semanas”, incidió un director orgulloso de representar a un claustro de profesores tan implicado. “Están haciendo seguimiento presencial y online, y es de admirar”.

Medidas complementarias

Otra acción del centro ha sido instalar medidores de la calidad del aire, y así no tener que tener las ventanas siempre abiertas, e ir jugando con el cierre y apertura de las ventanas; en función de los que nos digan las mediciones. Un pasito más en la lucha contra la pandemia desde la comunidad escolar del CEIP Al-Ándalus de San Pedro. Comunidad en la que también está el AMPA Marazul, cuya secretaria Ana del Río también destacó para este periódico “el buen funcionamiento de los grupos burbujas, el trabajo que se hizo para proveer de material a los alumnos en el seguimiento telemático de las clases y la continuo labor de información a las familias”.

Sigue nuestras Noticias San Pedro Alcántara Marbella