JESÚS MACKINTOSH. Recolección de setas

El sueño del Marqués del Duero

Jesús-Macintosh. Aguas abiertas.gif

La recolección de setas en el campo es una práctica que se podrá desarrollar en los meses venideros si las condiciones climáticas acompañan. La idea que se tiene de la zona donde vivimos se asocia más a un paraje de playa que de montaña, siendo la realidad una combinación de ambas. La proximidad de las sierras hace que los bosques estén relativamente cerca de la costa, lo que implica que aparezcan numeras especies de setas asociadas a los ecosistemas que se desarrollan en sus interiores.

El mes de septiembre marca el devenir de los acontecimientos en cuanto al desarrollo de los hongos, que son los seres vivos que dan lugar a las setas. Es muy importante que tenga lugar algún episodio de lluvia abundante durante este mes para que el terreno que ha permanecido duro y seco se vaya ablandando con la humedad. A posteriori, el micelio, que constituye el cuerpo del hongo soterrado, necesita calor para su crecimiento, y por ello los días aún medio veraniegos de final de septiembre y primeros de octubre facilitan el desarrollo natural previo a la formación de las setas o carpóforos, estructuras donde se producirán y liberarán las esporas para dar continuidad a la especie. El hongo sabe que si no suceden los acontecimientos de la manera descrita, todo el esfuerzo para formar las setas será en vano. Por ello en los años secos o los que irrumpe el frío prematuramente, las cosechas de setas se reducen o no tienen lugar; y a la inversa otoños húmedos y calientes pueden provocar una explosión de setas inimaginables.

La práctica de la recolección de setas en el campo requiere tener una gran formación en el conocimiento de las mismas para evitar experiencias desagradables; o ir con alguien que sí lo posea. Además debe de ser muy respetuosa con el medio para que apenas se note que se ha llevado a cabo. No debemos olvidar nunca que es una actividad física muy agradable por el entorno donde se desarrolla. Y lo más importante, que no implica la muerte ni el sufrimiento de ningún ser vivo.

Más en Opinión en San Pedro Alcántara Marbella