PEDRÍN. La primera en la frente

¡Ostras Pedrín!


Decíamos que empezó la alcaldesa con ganas esta nueva legislatura. Después de desaparecer Podemos e Izquierda Unida, puso en su punto de mira al grupo sampedreño. Divide y vencerás. Intentó con cantos de sirena atraer a Osorio a la derecha de su trono de hierro, y visto que no pudo convencerlo, subió el sueldo a propios y extraños. Ponga un sueldecillo en su vida, cual Nescafé. Desde entonces, sólo se ha escuchado al Sr. Piña para decir que se echa a un lado en el organigrama de OSP, pero que el acta de concejal se lo queda, que es justo lo que le hace falta para la jubilación. Cuatro años de sopa boba y ¡hala!, a vivir del Estado. Eso es servir al pueblo.

Por otro lado, ya les vale a los peperos entrar y empezar a liarla. Que sí, que la mayoría absoluta es lo que tiene, y que si nos han votado para que hagamos lo que queramos sin tener que contar con la aprobación del faraón, pues eso, entramos y hacemos lo que queremos. Lo primero, y para que la gente dentro de cuatro años no se acuerde, nos subimos el sueldo. De los 54.000 € anuales de hace dos años, a los 65.000 € actuales. Casi dos millones de las antiguas pesetas en dos años. Ni la bolsa, ni la criptomoneda ni nada de nada, la mayor rentabilidad financiera lo da una concejalía del Ayuntamiento de Marbella. Y eso, lo hacemos prontito, para que hablen durante un par de semanas o de meses, pero de aquí a las próximas elecciones, ya no se acuerdan. Eso es servir al pueblo.

Y una vez conseguido los concejales, vamos a los cargos de confianza. Mala suerte para OSP, que ha dejado tanto asesor buena gente y trabajador fuera de la administración pública, pero es que el equipo que rodea al PP es también muy amplio y están tan capacitados o más como los sampedreños para cobrar el dineral que cobraban los otros. Después veremos en qué consiste su trabajo, pero lo importante era asignarles una buena nómina a final de mes. Que cosas para asesorar ya saldrán. Eso es servir al pueblo.

Y, por último, nos encontramos con el nuevo Teniente de Alcalde de San Pedro Alcántara. La alcaldesa, mayoría absoluta mediante, prescinde del que, por lógica, tradición y costumbre, debiera de haber sido la persona al frente de San Pedro, el número dos de su lista, Cristóbal Garre, y quien, según ella misma en los mítines de las elecciones, la mejor persona y la más adecuada para el cargo (qué mala suerte Ángeles que hoy en día todo quede grabado), y no solo eso, sino que no tiene en cuenta a un sampedreño secretario general de su partido político y que ha estado tantos años trabajando para y por Marbella, Manuel Cardeña, quien seguro que hubiera estado muy ilusionado con estar al frente de la Tenencia del pueblo que le vio nacer. Pues innova y nos pone al frente a Javier García, a quien no conozco y del que solo puedo decir que, por lo menos, nunca ha entrado en ninguna polémica de las todas que ha habido en este Ayuntamiento. Y para disimular, le acompañan otros dos “sampedreños”, Javier Mérida y Begoña Rueda.

Me suena todo esto a un encaje de bolillos que ha hecho la Sra. Muñoz para poder permitir al Sr. Garre seguir con su negocio, porque en los dos años de gobierno pasados, poco o nada ha trascendido su labor en el Ayuntamiento, darle algún cargo y justificar la entrada de la Sra. Rueda, que estaba ahí justo para entrar y que la mayoría ha metido de lleno, y que ahora no se sabe muy bien para qué, y una nueva oportunidad al Sr. Mérida, que, igual que el número dos, poco o nada se sabe de su trabajo en los años anteriores.  Eso sí, con estas elecciones podemos  seguir menospreciando, como hacen los allegados de la alcaldesa, al Sr. Cardeña. Por cierto, a día de hoy, todavía no sabemos si Gema Midón sigue trabajando o no, porque por la oficina sigue sin ir, pero es que no va nadie que diga que le sustituye. Eso es servir al pueblo.

Más en Opinión en San Pedro Alcántara.