El PP pide que se lleve a pleno el informe que el equipo de gobierno ha remitido a la fiscalía sobre las supuestas alteraciones del PGOU

La presidenta del PP y concejal del grupo municipal popular, Ángeles Muñoz, ha presentado hoy por registro de entrada una moción al pleno para pedir que se dé traslado del informe que por parte de la delegada de urbanismo se ha remitido a la fiscalía en relación con las supuestas alteraciones de PGOU.

Muñoz ha asegurado que el informe desmontará la campaña de insidias y calumnias que ha puesto en marcha el PSOE como una única estrategia de gobierno, instalados aun en la oposición aunque lleven un año al frente del ayuntamiento.

La dirigente del PP ha recordado que en días pasados, el portavoz del gobierno y la delegada de Urbanismo comparecieron ante la prensa para informar de unas supuestas alteraciones en el PGOU de Marbella, sin dar ninguna documentación para avalar dicha afirmación, pese a que dicho informe había sido requerido por el PP.

Ha explicado también que el expediente de la supuesta alteración de los documentos del PGOU, no se incluyó en el orden del día de la Junta de Gobierno Local ni se informó de su contenido a los integrantes, aunque sí posteriormente a los medios de comunicación .

Las insinuaciones del PSOE son de tal gravedad que vamos a reclamar el informe para que se lleve a pleno, a disposición de todos los grupos y de todos los ciudadanos y demostrar una vez más la absoluta irresponsabilidad de los actuales responsables municipales, que ha sido capaces de cuestionar el buen hacer de los técnicos y de los habilitados nacionales, además de la seriedad y solvencia de una institución como el ayuntamiento de Marbella, ha destacado Ángeles Muñoz.

Ha dicho además que una vez resuelta esta polémica, el grupo municipal planteará las acciones judiciales pertinentes para defender la honorabilidad del anterior ejecutivo municipal y de todos aquellos técnicos y funcionarios que participaron durante todo el proceso de tramitación y que ahora se ven cuestionados.

Ha añadido que la campaña de injurias y calumnias el equipo de gobierno se intensifica cada vez que se aproximan unos comicios electorales, lo que da una idea de lo interesado de las manifestaciones y de la lamentable utilización de las institución.

Verter sospechas tan graves sin ningún atisbo ni soporte real es además de inmoral, una absoluta irresponsabilidad porque daña la imagen de la ciudad, merma la credibilidad del ayuntamiento, cuestiona la profesionalidad de sus funcionarios y reduce la confianza en el correcto funcionamiento de las administraciones.