Ruta por el Río Majaceite en Grazalema

Uno de los mejores paseos de ribera que se pueden hacer en Andalucía

Excursión fácil y asequible para toda la familia. El recorrido junto a este cauce entre los pueblos gaditanos de Benamahoma y El Bosque es un paseo bucólico muy recomendable ahora, antes de las masificaciones que se producen más entrada la temporada estival

La ruta del Majaceite es el paradigma del paseo de ribera por un río. Hay muchas excursiones que recorren cauces fluviales en Andalucía. Y esta excursión que sigue el curso del Majaceite entre Benamahoma y El Bosque es una de las más bellas que pueden hacerse en el Sur de España. Eso sí, mejor hacerlo fuera del periodo estival, porque esta ruta es una de las más masificadas de Andalucía.
Primero hay que desplazarse pasado Ronda en dirección a Sevilla, para dirigirnos a Grazalema. Una vez en la capital de los pueblos blancos gaditanos debemos coger la A-372 que, pasando por el Puerto del Boyar, nos hará rodear la Sierra del Pinar durante 14 kilómetros hasta llegar a Benamahoma.
Partimos desde la parte baja de este bello pueblo serrano. El inicio de la ruta nos acerca inmediatamente al río, del cual apenas nos despegaremos en las dos horas de caminata. El bosque fluvial de chopos, fresnos, olmos, sauces, zarzas, rosales, etc, nos acompañará casi todo el camino. El sendero está perfectamente equipado con pasarelas de madera, puentes y escalones tallados en la roca. Transcurre casi totalmente pegado al río y de hecho el cauce es muy accesible gracias a las decenas de conexiones que existen desde la cercana senda hasta el agua, para darnos un chapuzón si el calor aprieta.

Grazalema
Ruinas de un molino al comienzo de esta ruta. C.L.

Restos de un molino
Al poco de comenzar pasamos junto a los restos de un molino que aprovechaba las aguas perennes del Majaceite. Los molinos y batanes, en los que trataban la lana que tanta fama han dado a las mantas de Grazalema, nos hablan del enorme aprovechamiento que los serranos del lugar hacían de las aguas de este río.

El sendero discurre encajado entre la Sierra de Albarracín y la de Labradillo, lo que obliga a cruzar el río por los varios puentes que encontramos. El sonido de los pájaros y el ir sumergidos en el bosque de ribera muy cerca del cauce reviste este paseo de una magia muy especial para quienes gustan de la Naturaleza. Además, al ser una zona muy encajada y húmeda el musgo ha colonizado árboles y rocas, aportando un tono verdoso al paisaje.

Grazalema
La humedad del entorno se nota en los musgos que cubren rocas y árboles. C.L.

Poco a poco el río empieza a abrirse, pronto dejamos a nuestra derecha la antigua fábrica de la luz, que dejó de funcionar en 1963, hasta dar con el primer cruce de la ruta, perfectamente señalizado. Por la izquierda subiríamos al Jardín Botánico, con una completa representación de toda la riqueza vegetal que hemos dejado atrás. Nosotros optamos por el sendero de la derecha que nos acerca de nuevo al río. Pronto aparecen campos de cultivo y damos vistas al pueblo de El Bosque, el cual iremos rodeando hasta llegar a una chopera. En unos minutos llegamos al puente que nos introduce en este pueblo gaditano, dando por finalizado esta gran ruta fluvial.

Senderismo

SENDERISMO

1. TIPO Lineal.

2. DIFICULTAD Baja.

3. DURACIÓN 2 horas con varias paradas y a ritmo muy tranquilo.

4. DISTANCIA 5 kms.

5. DESNIVEL Inapreciable, en descenso casi continuo.

6. AGUA No hay fuente de agua potable en todo el trayecto..

  • Ruta publicada en San Pedro Información en junio de 2017.