Hablan los técnicos: “El Bulevar es un punto negro según los criterios de Tráfico”

Han pasado apenas dos años desde su construcción y el Bulevar de San Pedro es ya oficialmente un “punto negro” según los criterios de la Dirección General de Tráfico. “Así se considera al tramo de vía en el que se producen dos muertes en menos de un año”, aseguran desde el Área Municipal de Seguridad Vial del Ayuntamiento de Marbella.

En julio del año pasado tuvo lugar el atropello mortal de una joven de 30 años en el Bulevar. Y este lunes por la tarde volvió a repetirse el trágico suceso cuando un coche de alta gama se llevó por delante la vida de una señora de 40 años, dándose a la fuga. Algo malo pasa en esta vía, ya que además han sido numerosos los incidentes de tráfico en el Bulevar que han acabado con heridos de diversa consideración.

Los técnicos municipales en Seguridad Vial están actualmente diseñando una hoja de ruta a corto plazo con diversas medidas provisionales que prevengan nuevos accidentes. De hecho, ya se ha cerrado la rotonda central y se ordenará el vial norte y el sur con un solo carril de circulación y con aparcamientos en ambos márgenes de la calle. Con ese nuevo ordenamiento temporal se pretende disminuir la capacidad de la vía en un 50%; aumentar la oferta de aparcamiento y reducir la velocidad evitando la doble fila y los adelantamientos antirreglamentarios. Lo que conllevará un aumento de la zona de incertidumbre entre vehículo y peatón, es decir, ampliando el campo de visión lateral, con lo que aumentará la seguridad en detrimento de la velocidad.

Mientras se lleva a cabo este plan provisional, “se está trabajando en dos propuestas que transformarán el Bulevar en una vía para “Llegar”, priorizando a los peatones, el transporte público y los aparcamientos por encima del modelo actual de vía para “Pasar”, que invita a correr tanto a turismos y motos como a los peatones. Pero eso es algo que tiene que decidir la autoridad política”, señalan las fuentes consultadas.

El futuro proyecto parte de dos propuestas, con y sin semáforos, además de la creación de un carril bus-taxi y la posibilidad de quitar la fatídica rotonda, “cuyas dimensiones son demasiado grandes, ya que está diseñada para acoger 30.000 coches al día, algo totalmente desproporcionado”, según apuntan los técnicos de Seguridad Vial.