El alcalde asegura en el Fórum Europa que la revisión del PGOU es una oportunidad para definir el modelo de ciudad y marcar líneas estratégicas

El alcalde, José Bernal, ha ofrecido hoy una conferencia en el marco del ‘Fórum Europa. Tribuna Andalucía’ en la que ha asegurado que la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) “es una oportunidad para definir el modelo de ciudad y marcar las líneas estratégicas del futuro”.

El alcalde ha afirmado que el modelo de ciudad “establece la imagen de Marbella, marca la sostenibilidad de su desarrollo urbanístico, plantea los nichos económicos de apuesta de futuro y elabora proyecciones para conocer sus necesidades”.

Ha señalado que el Plan General de 2010 “no diseñaba el futuro sino que intentaba corregir mal el pasado” y ha asegurado que el nuevo documento “debe poner en valor lo que une a todos los sectores de la sociedad y orillar todo aquello que nos separe de un fin común”.

Una pretensión que, como ha precisado el alcalde, “se sintetiza en tres acciones: corregir las deficiencias diagnosticadas, no solo de aspecto de infraestructura, sino también éticas; planificar las acciones para concretar el modelo de ciudad y construir el futuro”.

El alcalde ha explicado que el vehículo para lograrlo es el Plan Estratégico Marbella San Pedro 2022 “emanado de la ciudadanía” y ha avanzado que “las líneas que marca van a ser incorporadas al nuevo Plan General”.

Bernal ha subrayado que “el revés de la anulación del PGOU por el Tribunal Supremo vamos a convertirlo en oportunidad” y ha indicado que “tanto el Ayuntamiento como la Junta de Andalucía nos cargamos de responsabilidad desde el minuto uno y comenzamos a buscar soluciones”.

Ha recordado que, para ello, se está llevando a cabo una adaptación del Plan de 1986 a la legislación andaluza que concluirá para final de año, se ha reforzado la plantilla de Urbanismo y va a salir a concurso el equipo redactor para la revisión del Plan General. “Frente a los que se han estancado en buscar culpables políticos o en trasladar inseguridad con mensajes apocalípticos, nosotros asumimos responsabilidad. Lo contrario sería dañar a una ciudad que ha sufrido mucho y que no se lo merece”, ha apostillado.

El alcalde también ha puesto el acento en la necesidad de potenciar un turismo de excelencia “que siga permitiendo a Marbella tener una exclusividad que nos hace únicos” y ha señalado que “definir el modelo de ciudad es también definir el modelo turístico”.

En este ámbito, Bernal ha resaltado que el Ejecutivo local ha triplicado el presupuesto para la promoción turística y en breve presentará el Foro de Innovación y Promoción Turística -surgido de un convenio entre la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), el Centro de Iniciativas Turísticas (CIT) de Marbella y el propio Ayuntamiento- del que va a emanar el Plan de Innovación Turística de Marbella.

En esta definición del modelo de ciudad, el regidor ha llamado la atención sobre la necesidad de que los grandes proyectos “estén perfectamente evaluados e integrados”. Por ello, el Gobierno local ha creado una delegación exclusiva de Proyectos Estratégicos, entre los que destacan el Puerto de La Bajadilla; traslado y creación del Polígono industrial y logístico de Marbella; la ampliación de Puerto Banús y el desarrollo de Guadaiza en San Pedro.

Además, ha destacado que el Ayuntamiento está ejecutando casi 12 millones de euros en obras en estos momentos y ha insistido en que “el déficit de infraestructuras del municipio se está abordando a través del diálogo con otras administraciones, un entendimiento que también ha permitido renegociar la deuda con la Junta de Andalucía”.

El regidor ha señalado que el Equipo de Gobierno “está corrigiendo otras deficiencias de carácter democrático, incorporando la transparencia y la participación ciudadana a la gestión municipal”.

Entre las medidas adoptadas, ha destacado el nuevo reglamento de plenos o la publicación en la web municipal de los ingresos urbanísticos, todos los contratos públicos y el sueldo, declaración de la renta y currículum de los asesores y cargos de confianza del Ayuntamiento. También se han impulsado el Código de Buen Gobierno y los Presupuestos Participativos.