En breve comenzarán los trabajos de la segunda fase de estudio del galeón hundido de San Pedro

La Tenencia estudia musealizar el galeón hundido para todos aquellos que quisieran visitarlo

La responsable de Cultura de San Pedro nos ha contado las últimas novedades sobre los diversos yacimientos arqueológicos del término sampedreño.

Hace trescientos años que un galeón de sesenta metros de largo (eslora) se hundió en las costas sampedreñas. Ha sido expoliado por submarinistas y ninguneado por las administraciones durante décadas. Se desconoce casi todo sobre su origen, historia, nombre o nacionalidad. Pero parece que poco a poco se va a arrojar algo de luz sobre este pecio, único en la Costa del Sol, con el inminente inicio de la segunda fase de exploración subacuática que está haciendo la empresa Nerea Arqueología Subacuática a cuenta de las arcas municipales.

Para la responsable de Cultura de San Pedro, Gema Midón, el objetivo es conocer a través del estudio de los restos del galeón hundido su origen, recuperar los objetos que se puedan sacar de su interior y convertir este navío en una especie de museo bajo el agua. “Una vez los arqueólogos hagan su trabajo barajaremos convertirlo en un punto de atracción turística”, explica la responsable de Cultura.

En un inicio, el objetivo de la investigación era chequear todo el litoral, desde el Placer de las Bóvedas, “pero cuando llegamos al pecio decidimos concentrarnos en su estudio”, explica Midón. Tras una primera campaña realizada en diciembre del año pasado, en unas semanas se comenzará la segunda fase que supondrá delimitar el yacimiento, ver qué es lo que hay en el fondo del mar y lo que está enterrado. El tercer paso será la excavación en sí, buscar toda la documentación que haya sobre el galeón hundido y hacer un estudio del barco hundido. Y la cuarta fase será la musealización, delimitando el yacimiento y convertirlo en un reclamo turístico. En el mes de noviembre se sabrá mucho más sobre los estudios realizados hasta ahora en el pecio sampedreño, durante las Jornadas de Patrimonio.

Museo

Los enseres, utensilios y demás restos arqueológicos que saquen del navío serán catalogados y tratados para en un futuro ser expuestos. Un centro de interpretación aledaño a la Basílica Paleocristiana y las Termas sería lo idóneo, y por ello, la responsable municipal asegura que están ya estudiando una futura ubicación, pero que “la Junta de Andalucía tiene que dar el visto bueno y ese centro de interpretación se hará en un futuro más o menos lejano. Lo prioritario en todo caso es proteger la basílica de las inclemencias del tiempo y por eso estamos ahora mismo estudiando instalar una cubierta que la cubra”, señala Midón.

Mientras tanto, acaban de aprobar una limpieza exhaustiva de toda la planta de la basílica y de las tumbas aledañas por parte de una empresa especializada.

Además, según quiso puntualizar Midón, “hace unos meses hicimos la propuesta de ampliar la zona de protección para que el vallado se ampliara hasta la zona donde están los tornos de las barcas, trasladando las casetas de pescadores a otro lugar”. Está claro que todo el entorno está lleno de restos arqueológicos. Una riqueza cultural increíble para San Pedro, si se le sabe sacar partido.

IU reclama que se amplíe la zona de protección

Protección Basílica
Miguel Díaz y Victoria Morales exigieron una protección integral para la Basílica Paleocristiana. CEDIDA

Los ya exconcejales del Grupo Municipal de Izquierda Unida, Miguel Díaz y Victoria Morales, exigieron una protección integral para la Basílica Paleocristiana después de que el PP retirara recientemente en el Parlamento de Andalucía una Proposición No de Ley que contemplaba la conservación del yacimiento. Miguel Díaz señaló durante su comparecencia que de esta manera “el PP desprotege a la basílica para proteger a OSP”

Los ediles de IU señalaron que “de manera sorprendente” retiraron de la Comisión de Cultura del Parlamento Andaluz una Proposición No de Ley que ellos mismos habían presentado el 17 de abril y en la que se solicitaba la ampliación  de las medidas de protección de la propia basílica y de los diversos yacimientos de su entorno.