Los secretos del galeón sin nombre de San Pedro Alcántara

El expolio y el abandono de las Administraciones hacen cada vez más difícil el estudio del único pecio hundido en los 27 km de costa del municipio

En las aguas de las playas de San Pedro descansan los restos sin nombre de un galeón o navío de línea con cientos de años de antigüedad. Como la basílica paleocristiana o las termas de Guadalmina, es una parte muy importante del patrimonio histórico del municipio, pero por el olvido y la desidia, lleva décadas siendo expoliado. Y con cada “aficionado” al submarinismo que se lleva su parte del botín hay menos posibilidades de que pueda estudiarse si es español o francés, su nombre, su historia, si se hundió en una batalla o por un temporal, etc.

Galeón
Galeón de la escuadra francesa. Cedida
Galeón
Batalla naval. Cedida

 El galeón sin nombre de San Pedro no ha sido estudiado con seriedad por ninguna institución pública, local, autonómica y nacional, ni por ninguna de las asociaciones histórico-culturales del municipio. Pocas son las pistas que a día de hoy puedan clarificar el origen de este galeón sin nombre. Intentaremos con este reportaje arrojar algo de luz sobre este importante trozo, cada vez más pequeño por desgracia, del patrimonio histórico de San Pedro.

Teoría Francesa

Galeón
De Pointis, almirante francés que tuvo que hundir su buque insignia en la costa sampedreña. Cedida
Galeón
Sir John Leake, victorioso almirante de la Batalla de Marbella. Cedida

Una de las teorías más plausibles, postulada y documentada por el arqueólogo e historiador Cristian Erola, es que el pecio hundido formó parte de la flota francesa que ayudaba al ejército español bloqueando las aguas en el asedio a los ingleses de Gibraltar en 1705. En este contexto, el almirante francés Jean-Bernard de Pointis se mantenía vigilante en la bahía de Algeciras con una poderosa escuadra que fue dispersada por una intensa tormenta que redujo sus efectivos a sólo cinco navíos de línea franceses: el Arrogant (60 cañones), Ardent (66 cañones), Marquis (56 cañones), el Lys (86 cañones) y el Magnanime (74 cañones, este último buque insignia de De Pointis).

Los ingleses y sus aliados luso-holandeses aprovecharon la ocasión y el 17 de marzo, como recoge el periódico británico de la época The Daily Courant, 36 navíos dirigidos por el almirante inglés John Leake arremeten entre la niebla contra los buques franceses que tratan de escapar hacía aguas abiertas por Punta Carnero. En pocos minutos tres de los navíos franceses son capturados en desigual lucha y, como recoge The London Gazette, el Lys, mandado por el capitán Lauthier y el Magnanime con De Pointis consiguen huir remontando la costa española en dirección a Málaga, donde esperan encontrar refugio.

Los dos buques nunca llegaron a un puerto seguro, tal y como se describe en los cuadernos del Instituto de Historia y Cultura Naval: “el de tres puentes Lys, seguido de cerca por el Magnanime, embarrancaron violentamente en la costa de Marbella, ganando tiempo para desembarcar las tripulaciones y entregar a las llamas los buques antes de que los alcanzaran los enemigos, sobre los cuales no dejaron de hacer efecto los cañones de popa”. Este fue el desgraciado fin de la escuadra francesa y una posible teoría del origen de los restos que descansan en las aguas sampedreñas.

De hecho, Erola asegura haber visto fotos de un experto buzo del municipio con una campana “rescatada” del pecio en la que se puede ver el nombre de “Lys”, lo que apuntalaría el origen francés del navío de línea hundido en aguas sampedreñas.

Teoría Española

Galeón
Hebillas y botones junto a los restos del galeón sin nombre de
San Pedro. Cedida

Existe también una teoría española sobre el galeón sampedreño. Las pruebas que avalan el origen hispano son varias y se sustentan en las experiencias de uno de los buzos profesionales más veteranos de la Costa del Sol. Según  este experto, el navío hundido es el San Diego, un galeón español que se hundió en aguas sampedreñas en 1630 por un temporal cuando venía de las Indias. Sustenta su teoría en que, hace unos años, acompañó al célebre “cazatesoros” Roberto Mazzara al pecio hundido. Este desistió de buscar algún resto valioso cuando su contacto experto en el Archivo de Indias, Claudio Bonifacio, identificó el pecio sampedreño como el San Diego y que no llevaba ninguna mercancía de valor.

Además, este experto buzo costasoleño asegura haber encontrado fósiles de teredos, un gusano propio del Caribe que devoraba la madera de los galeones, y en esa época la mayoría de buques que surcaban aguas caribeñas eran españoles. Es más, también tiene en su poder una cartuchera para balas de mosquete con el escudo del Tercio de la Armada, el regimiento español que iba embarcado en los galeones que protegían los intereses navales del entonces Imperio Español.

Las pruebas que avalen una teoría española para el galeón sin nombre no son concluyentes, ni tampoco el origen francés del pecio hundido. Lo que sí es cierto es que en los veintitantos kilómetros de costa que tiene el municipio éste es el único pecio histórico que se conoce. Y del que se desconoce casi todo. Mientras, los expoliadores seguirán llevándose botones, balines de mosquete, hebillas y otros restos hasta que sea imposible su identificación y se convierta en el Galeón Sin Nombre de San Pedro. Una lástima.

DATOS DE LOS BUQUES FRANCESES

#”LIS” 80 a 88 cañones (86). Comandante Lauthier. Navío de primer rango de tres puentes. Construido en Toulon en 1690 y botado el 17 diciembre de 1691. 1900 toneladas. Según planos de F. Coulomb. 49,70m x 14,29m x 6,63m. Artillaba: 26 de 36”, 28 de 18”, 24 de 8” y 6 de 4” (podía llevar 4 más en su configuración de 88 cañones-2 de 4 lb. Y 2 de 8 lb).

#“MAGNANIME” 76 a 80 cañones (74) Comandante Beaumanoir y buque insignia del Almirante De Pointis. Navío de primer rango de tres puentes. Construido en Marsella y botado en agosto de 1673 bajo el nombre de Courageux. Artillaba: 24 de 36, 26 de 18, 24 de 8 y 6 de 4. Sus dimensiones en pies (324,84mm) 147 x 121 x 44 x 20 x 20/23.

  • Este reportaje ha sido publicado en el número de julio del periódico San Pedro Información.