JUAN CARLOS BENAVIDES UCHUARI. Volviendo a ti (I)

Maravillosa rutina

Juan-Carlos-Benavides-Uchuari. Volviendo a ti (I).gif

En estos tiempos de COVI19, sea la o el, (que poco nos está importando ahora la importante perspectiva de género), andamos en general, más revueltos/as y perdidos/as que nunca. Toca afrontar la vuelta al cole, la vuelta al trabajo, la vuelta a los espacios cerrados, la vuelta a la vida “que nos ha tocado vivir”, pero te pregunto ¿cuándo vuelves a ti?

Y es que puedes ser de los que en el confinamiento ha hecho deporte como siempre o por primera vez en su vida, o de los que ha cogido unos buenos kilitos, o mucho peor aún, de los que en el confinamiento se mantuvo firme y en verano te has dejado llevar por las mareas de las tapitas y helados al caer el sol… y ya no puedes parar de lamentarte de lo mal que vas encaminad@…

Da igual de donde vengas, la realidad es que, en mayor o menor medida, el calor y la falta de rutina que tanto nos gusta de las vacaciones, también cansa y nos afecta, porque todos, absolutamente todos, necesitamos marcarnos objetivos de vida a menor o mayor plazo y luchar por ellos. El ser humano es así, eres así, y aunque sueñes con euromillones que te llevasen a unas vacaciones infinitas, al final, seguro que buscarías una “obligación”, porque nuestra naturaleza nos lo pide.

Si, vale, entendido… pero … ¿ahora, qué puedo hacer?

Para encontrar un verdadero bienestar deberíamos cuidarnos física, mental, emocional y espiritualmente. 

Pero… ¡¡¡¡ yo no tengo tiempo para tanto!!!! No te preocupes, eres un ser perfecto, cuando empieces por una, las otras vendrán… Así pues, empecemos:

Tu cuerpo es tu vehículo para transitar en esta vida, la máquina que te permite hacer toooodas esas cosas que te gustan, pero de tu cuerpo sólo te acuerdas cuando; cansado de que no le hagas ni el más mínimo caso se queja dándote un dolorcito aquí o allá. Tu cuerpo es ese que te empeñas en maltratar cada día y al que no premias casi nunca, ese que lanzas agotado a la cama todos los días y levantas al amanecer para darle otras mínimo 16 horas de trabajo, sin descanso… Y hasta cuando tú te tomas unas vacaciones, lo vuelves a explotar, y lo privas de sueño, lo llenas de toxinas comiendo cosas que, sabes perfectamente, a él no le sientan bien, y así sin acabar jamás. Para colmo, cuando te habla, le mandas un burofax llamado “ibuprofeno, almax, frenadol, etc” y lo callas, ¡¡¡calladito estás más guapo!!!  Y ahora te pregunto ¿Te has parado a pensar alguna vez en lo que realmente haces con tu cuerpo?

En general, no cuidamos para nada nuestro hermoso carruaje, y desgraciadamente, nos hemos acostumbrado a vivir con sus “quejas”, poniendo parches, cuando realmente no deberíamos por qué sentirnos así. No quiero decir que debas prescindir de la inestimable ayuda de la farmacéutica para cuando (tantas veces) nos salvan la velada. Lo que te pregunto es si no te gustaría, simplemente, no necesitarlo. Encontrar ese estado de bienestar físico, que te lleve a ser dueñ@ de tu salud, a sentirte más vital, a saberte más jovial y sin duda, trasmitir esa felicidad que un día sin estar buscándola, te invade por dentro y se refleja por fuera.

  • * Oye… ¿Qué estás haciendo que se te ve tan estupenda?
  • Escuchar mi cuerpo amiga, sólo hacerle un poco de caso.
  • * ¿Y cómo se hace eso?
  • Fácil, lo has visto mil veces, no paras de escucharlo por todas partes, lo dicen tanto l@s médicos como l@s influencers… ¡¡¡y no le haces caso!!! Sólo hago: Deporte, dieta sana y descanso.

MAÑANA MÁS… Maravillosa Rutina.

Sigue nuestras Noticias de San Pedro Alcántara Marbella