“Los sampedreños no hemos progresado como pueblo”

ANTONIO NARANJO  Profesor de Educación General Básica

Aunque originario de Montejaque (01-10-1949), Antonio Naranjo Hiraldo recaló en Marbella a finales del año 1971 para ejercer la docencia. Recién licenciado, llegó cobrando 8.033 pesetas “cuando sólo dormir te costaba 2.200”, recuerda.

Cuarenta y tres años después, superados un cáncer de colón y tres atracos en el banco Banesto de San Pedro Alcántara (el último a punta de pistola), acostumbra a desayunar un kiwi todas las mañanas y a caminar  tres horas diarias. “Y nada de trote cochinero, yo voy a sudar”, recalca.

Gerente de la U.D. San Pedro durante su gloriosa etapa en 2ª División B, continua vinculado al club desarrollando labores de secretaría. “La cantera del San Pedro la componen 250 niños. Mientras hagan deporte, no estarán metidos en la droga ni nada relacionado”, presume.

Sólo le faltó entrar en política. Y es que con los Independentistas de San Pedro (ISP) se quedó a 40 o 50 votos de ser concejal.

Pregunta. ¿Seguimos con el independentismo Antonio?

Respuesta: Sí. Yo soy de los que piensan que algún día llegará.

P. ¿Cuándo?

R. Cuando la Junta de Andalucía quiera.

P. ¿Le interesa al ayuntamiento la independencia de San Pedro?

R. No le interesa a Marbella. San Pedro aporta un 37% al presupuesto de Marbella y recibe solo un veintitantos por ciento. El dinero que aportan los sampedreños a los presupuestos del Ayuntamiento no se ve compensado con las inversiones que se realizan en el pueblo.

Hasta hace poco no teníamos ni ambulancias. Yo he tenido incluso que dejar el trabajo para recoger a mi hijo en el colegio porque se había doblado el tobillo, meterlo en un Ford Fiesta y llevarlo al hospital de Marbella.

P. ¿Y cómo ves el tema ahora?

R. Igual. En San Pedro no ha progresado el pueblo. Aquí estamos los mismos de siempre. No ha habido nadie que quiera retomar el timón.

P. ¿Queda alguna esencia de lo que fue ISP en la actual Opción Sampedreña?

R. No. Además, Opción Sampedreña no dice que sea independentista, sino independiente. Nuestra finalidad y único objetivo era la independencia de San Pedro, puesto que el número uno era Manolo López del PSOE, el número dos Periáñez del CDS, el número tres Manolo Martín de Izquierda Unida… es decir, de todas las ideologías. Una vez se hubiera constituido un municipio con ayuntamiento en San Pedro el ISP hubiera desaparecido.

Nos enseña una fotografía del álbum familiar que trae consigo a la entrevista. En ella salen él y su esposa en Alemania, durante el Mundial de Fútbol de 2006.

P. ¿Se ha acabado aficionando tu mujer al fútbol?

R. Se ha aficionado a los Mundiales, pero si le digo de ir a ver al San Pedro no quiere (ríe). A comer a Madrid sí, pero a lo otro no. Ahora dice que se quiere venir al Mundial de Brasil.

P. ¿Hay poca participación por parte del pueblo con la U.D. San Pedro?

R. El ejemplo lo tienes con lo de la pancarta en el encuentro ante el Marbella FC. Que por cierto, la directiva muy mal, porque tuvieron la oportunidad de quedar bien y como son rusos, dijeron que no entendían nada, pero bueno.

Llegué a mi casa y tenía más de veinte mensajes. Me dije: “El próximo día van quinientos al fútbol”. Pues conté veinticuatro personas. Ahora, si dices que el equipo va a desaparecer, se forma una…

Es que llega el domingo y apenas te encuentras a ochenta personas en el campo. Cuando toca pagar al árbitro 400 euros y tienes 80, Tomás tiene que poner 50, Naranjo otros 50, Gregorio otros 50, Antonio otros 50…

Llega la hora de cenar y me dice mi mujer: “Vamos a comer por ahí”, y tienes que decir que te duele la barriga porque otro no tiene veinte euros para pagar un carné.

Yo he llegado a estar delicado de salud rellenando fichas de jugadores a las once de la noche.

P. Parece que el sentimiento de pertenencia del sampedreño no acaba de realizar ese trasvase de las urnas al fútbol.

R. No te creas. Los inicios del San Pedro fueron muy buenos, pero la llegada de Gil acabó hundiendo el fútbol modesto. Fue la mejor época deportivamente hablando porque el ayuntamiento ponía todo el dinero. No había socios y el campo estaba lleno, pero ahora le dices a la gente que la entrada vale tres o cinco euros y se queja.

P. ¿Sigue yendo al campo?

R. Si no llueve o hace frío, sí.

P. ¿Durante cuántos años has luchado contra el cáncer?

R. Cinco años hice el cinco de julio. Tengo 150 puntos en el cuerpo y he pasado tres operaciones de nueve horas y media cada una, que se dice pronto…

 Junto a un par de recortes de prensa, Antonio nos entrega su particular currículo. En él, rescata etapas de su vida que no tienen cabida en la entrevista por motivos de espacio: empleado del Instituto General de Previsión, gerente de tres cines, periodista radiofónico… No obstante, recogemos íntegramente sus agradecimientos, al final de la cuarta página: “En el plano personal, dar las gracias a toda mi familia, que siempre está detrás arropándome, aunque muchas veces me regañen por el tema de la salud. Pero sobre todo a mi mujer, que es la que siempre está aguantando el carro, que en este caso soy yo”.

AntonioNaranjo2

Antonio, abajo, a la izda.

  • Publicado en el periódico San Pedro Información en Febrero de 2014