Recorrido por el río Campobuche a partir de Montejaque

Esta ruta discurre por uno de los más bellos bosques de quercus de Grazalema

El bello pueblo de Montejaque es el punto de partida de esta sencilla ruta cuya única dificultad es la distancia a recorrer, once kilómetros de ida y otros once de vuelta. Ya que se transita casi todo el tiempo por carriles y senderos nítidos junto al río Campobuche.

Río Campobuche

La ruta parte desde el pueblo de Montejaque en la salida de la carretera que va a Grazalema. A unos doscientos metros sale a la izquierda un carril que debemos coger y nos introduce en el valle del río Campobuche o Gaduares. Pronto se nos abren vistas al valle. Si la técnica humana se hubiera impuesto a las porosas cualidades de la caliza, estaríamos contemplando el flamante embalse de los Caballeros.

Pero, a veces, la Naturaleza nos gana. Y nunca se pudo poner en funcionamiento esta presa. Que se ha convertido en la puerta de entrada de una espectacular ruta, la travesía espeleológica desde la Cueva del Hundidero hasta su salida por la Cueva del Gato en el río Guadiaro. Una aventura arriesgada que requiere del preceptivo permiso y que debe hacerse de la mano de una empresa especializada

Cucaderos

Continuamos por el carril durante unos cuatro kilómetros hasta que llegamos al cortijo de los Calabazales, que es la puerta de acceso a la boscosa zona de los Cucaderos. Donde hay vacas retintas, cabras y ovejas. Pasamos,  sin cruzarlo, junto a un puente de estilo medieval que, sin embargo, parece haber sido construido más recientemente, en la época de la fallida presa. Posteriormente el carril se va difuminando. Tras el puente obviamos un carril a la izquierda y tras sortear una cadena el sendero desemboca en una angarilla.

Laguna de Guadiares

Entramos de lleno en los húmedos bosques que jalonan el curso del Gaduares. Las setas, el musgo, las encinas y los quejigos retorcidos son los reyes de esta parte de la travesía. De repente, tras unos 20 minutos desde la angarilla desembocamos en la Laguna del Gaduares, un tramo represado del río que hace las delicias de vacas retintas y aves. Tras obviar un carril que cruza el río a nuestra derecha, nosotros seguimos por el sendero que cruza un par de bellos prados.

Chaparro de las Animas

El bosque poco a poco va aclarándose y se abren vistas a las espectaculares sierras del Endrinal y el Pinar, el corazón del Parque Natural de Grazalema. Descendemos a una amplia llanura, los Llanos del Menbrillo, donde se sitúa el Chaparro de la Ánimas, de notable porte y cuyo nombre alude a que su corcho se destinaba a sufragar las velas puestas a las Benditas Ánimas del Purgatorio en el cercano pueblo de Grazalema.

Es un lugar muy frecuentado por los nativos de este pueblo serrano para pasar un rato en la naturaleza. Lugar donde termina esta entretenida ruta y desde donde retornaremos a Montejaque.

1.  Tipo: Lineal
2.  Dificultad: Alta
3. Duración: Unas 6 horas ida y vuelta haciendo fotos y sin prisa
4.  Distancia: 10 kms. ida y vuelta
5. Desnivel: 900 metros en subida
6.  Agua: Ninguna fuente

Noticias de San Pedro Alcántara Marbella